Chaca chaca… Lavado de dinero

FacebookTwitterLinkedInEmailShare

Por Francisco Monroy

En la actualidad se habla con frecuencia sobre el lavado de dinero y en la Ley Federal de Instituciones de Fianzas se incluye un Artículo, el 112, expresamente para establecer obligaciones para las afianzadoras y para quienes contraten con ellas.

En el lavado de dinero se contemplan los actos que posiblemente están dirigidos a favorecer, prestar ayuda o cooperación en la comisión de algún delito, o en la utilización de los recursos económicos que provengan de ellos.

Principales disposiciones del Art. 112

  • Las Instituciones de Fianzas deben identificar plenamente a las personas con las que se realicen operaciones.
  • Identificar las operaciones destinadas a facilitar, prestar ayuda, o cooperación de cualquier especie en la comisión algún delito o en la utilización de los recursos económicos que provengan de ellos. (Arts. 139 y 400 Bis del Código Penal Federal).
  • Clasificar a los clientes por el grado de riesgo que representan: alto y bajo riesgo.
  • Enviar reportes a la SHCP respecto a las operaciones detectadas.

* La Secretaría de Hacienda y Crédito Público tiene facultades para emitir, en esta materia, disposiciones de carácter general.

¿Reconoces la frase “conoce a tu cliente”?

Identificar plenamente a las personas que realicen operaciones financieras implica obtener de la persona (física o moral) con quien se contrata, un cuestionario detallado de ella y de sus apoderados, y la documentación que acredite lo expresado en el mismo. Se trata de informar: quién soy y a qué me dedico. La afianzadora deberá reportar a quienes se nieguen a entregar esta información o documentación.

Operaciones que deben identificarse:

  • Operación inusual
    La operación, actividad, conducta o comportamiento que no concuerde con los antecedentes o con la actividad conocida o declarada por el cliente.
  • Operación relevante
    La operación que se realice con instrumentos monetarios (efectivo o monedas), por un monto igual o superior a diez mil dólares americanos o su equivalente en moneda nacional que se ingrese a la afianzadora.
  • Operación preocupante
    La actividad, conducta o comportamiento de los directivos, funcionarios o empleados, de la institución de fianzas que manifieste un comportamiento inusual en su forma de vida o hábitos de consumo.
  • Persona políticamente expuesta
    Es aquel individuo que desempeña o ha desempeñado funciones públicas destacadas en un país extranjero o en territorio nacional, altos ejecutivos de empresas estatales o miembros importantes de partidos políticos.
    También lo son, el cónyuge y las personas con parentesco hasta el segundo grado, así como las sociedades en las que la persona políticamente expuesta mantenga vínculos patrimoniales.
  • Clientes de alto riesgo
    Se consideran clientes de alto riesgo a las personas que aparecen de manera reiterada en medios de comunicación masiva, relacionadas con delitos cometidos por servidores públicos o cualquier otro delito grave, y aquellas cuya actividad sea alguna de las siguientes: entidades que prestan servicios financieros alternativos, organizaciones de asistencia o caridad, casinos y loterías, centros nocturnos, spas, comercios de antigüedades y objetos de arte, comercio en joyas, comercio y distribución de armas o agencias aduanales.

Desde que te conocí…

Las Instituciones de Fianzas deben integrar un expediente de identificación del cliente a la celebración de contratos de cualquier tipo, mismo que se tiene que conservar durante la vigencia del contrato y por diez años posteriores.

Estar alerta nos beneficia a todos

Las Instituciones deben establecer un sistema de alertas para monitorear y detectar los cambios en el comportamiento transaccional de sus clientes y adoptar las medidas necesarias.

Reportes, reportes, y reportes

Las afianzadoras deben remitir periódicamente a la SHCP un reporte con las operaciones inusuales, relevantes o preocupantes, y con personas políticamente expuestas.

Reserva y confidencialidad

Los funcionarios o empleados, de las instituciones de fianzas deben mantener la más absoluta confidencialidad sobre la información relativa a sus reportes y tienen estrictamente prohibido alertar o dar aviso a sus clientes, respecto de su inclusión en dichos reportes.

Esta entrada fue posteada en Fianzas, Riesgos y etiquetada , , , . Marcada a permalink.

Comentarios cerrados.