¡Que no te vean la cara!

FacebookTwitterLinkedInEmailShare

fianza de fidelidadPor Flavio Dávila

Un error frecuente que cometen los administradores de empresas es pensar que, al contar con un seguro de efectivo y valores, todos los riesgos relativos al robo o disposición indebida del dinero, quedarán cubiertos. Y es que precisamente el robo, fraude o abuso de confianza cometido por un empleado, es motivo de exclusión de dichos seguros y objeto de cobertura de una fianza: la fianza de fidelidad.

La fianza de fidelidad

Es una cobertura que adquiere un beneficiario (empresario o patrón) para proteger su patrimonio contra posibles actos desleales que pudieran cometer sus empleados. La evolución que ha tenido la fianza de fidelidad, ha permitido ampliar su cobertura también hacia empleados de prestadoras de servicio que trabajen para la empresa o hacia comisionistas caucionados con los que se acredite tener una relación contractual.

La función principal de la fianza de fidelidad es reparar económicamente al beneficiario por el daño patrimonial que hubiera cometido el empleado desleal. Sin embargo, ayuda también en la prevención al crear un efecto psicológico que le hará pensar dos veces si comete un delito.

La protección que da una fianza de fidelidad también se ha ampliado recientemente, de manera que no solo el robo, el fraude y el abuso de confianza son los delitos objeto de su cobertura; ahora lo son también la administración fraudulenta, la falsificación en general, los delitos informáticos, el uso o revelación de secretos contra la propiedad industrial y el daño en propiedad ajena derivado del abuso de confianza.

Sin duda, ¡una excelente opción para cuidar los recursos de la empresa!

Esta entrada fue posteada en Fianzas y etiquetada , , , , , . Marcada a permalink.

Comentarios cerrados.