¿Cómo puedo cancelar una fianza?

FacebookTwitterLinkedInEmailShare

Por Francisco Monroy

La manera natural para cancelar una fianza es mediante una petición por parte del beneficiario de la fianza y dirigida a la afianzadora indicando que el contrato ha sido cumplido en su totalidad y, por consecuencia, dando instrucciones para cancelar la o las fianzas que garantizaban su cumplimiento. 

Sin embargo, con frecuencia, este se vuelve un camino verdaderamente tortuoso y difícil, principalmente si se trata de oficinas donde la burocracia es grande:  son varias las áreas que intervienen en la revisión, siempre hay un supervisor adicional que interviene, nadie quiere asumir la responsabilidad  por la liberación, el esfuerzo para obtenerla es enorme y con pocos frutos.

Esta no es la única manera de poder cancelar la fianza.

Como contratista o proveedor, tú tienes a tu alcance la documentación que acredita cómo has ido cumpliendo el contrato. Los documentos serán distintos según la naturaleza de las obligaciones que hayas asumido. Por ejemplo, si fue el suministro de cierta mercancía, tienes copia de las entregas realizadas;  si se trató de una obra, posees los avances y las estimaciones que presentaste para su cobro; o si se trató de una prestación de un servicio, tienes las bitácoras de entradas y salidas o las actas de resultados obtenidos.

Si proporcionas esta información a la afianzadora, esta podrá evaluarla y deberá proceder a la cancelación de la fianza o, cuando menos, a la disminución del monto de responsabilidades a tu cargo.

Demuéstrale el cumplimiento de tus obligaciones. No es tan difícil lograrlo si te pones en contacto con ella.

 

Esta entrada fue posteada en Fianzas y etiquetada , , , , , . Marcada a permalink.

Comentarios cerrados.